La ESM Salvador en 2020: Todo cambió y nada cambió

Felipe Arancibia, director de la ESM Salvador, de Brasil, realiza una síntesis la experiencia de la Escuela de Misión de Salvador,  que debió sortear los inconvenientes y retos generados por  la pandemia del Covid 19

El año de la ESM Salvador comenzó el 4 de febrero con 2 semanas de introducción al portugués, una semana de retiro y una semana de sesión de cantos y liturgia. Ya puesta las bases para poder “vivir” lo básico, la primera semana de marzo se inició el programa “normal”. Fueron 2 semanas donde los jóvenes lograron hacer visitas a los enfermos del Hospital “Irma Dulce”, conocieron los niños del proyecto de refuerzo escolar y hasta visitaron las casas del barrio para evangelizar.

Luego llegó el Coronavirus

La decisión fue mantener nuestros pilares fundamentales: vida espiritual, misión-compasión, formación y vida fraterna. Nos lanzamos a la aventura de vivir todos esos fundamentos encerrados como estaba casi todo el mundo. Nos dijimos: “debemos esforzarnos como lo está haciendo todas las personas en sus casas y dejarnos llevar por el Espíritu Santo”.

Evangelización digital

Nunca habíamos hecho transmisiones en Vivo (Live) para evangelizar, ni rosarios por Instagram todos los días, o abrir un buzón digital para recibir intenciones de oración, o basarnos en formaciones dadas por video llamada. El objetivo era claro: podíamos vivir lo esencial, nuestros pilares, pero con actividades distintas.

Comenzamos colocando nuestro teléfono-cámara en el atril de partituras y a los días llegó un trípode, iluminación, micrófonos Sin ninguna formación en el área de medios de comunicación nos lanzamos a caminar, con simpleza y reconociendo nuestros límites. Ha sido hermoso ver como llegan nuevas iniciativas.

La vida común  puesta a prueba

Pero no todo ha sido “miel sobre hojuelas”: vivir en pequeñas casas, encerrados todo el día, llevó la vida fraterna a límites que no conocíamos. Las diferencias personales se hicieron más visibles y  con el paso de las semanas, los conflictos se hicieron evidentes. La tentación  fue encerrarse en sí mismos, pero la solución estaba de la mano del Espíritu Santo a través del ciclo de preparación de Pentecostés y la Efusión del Espíritu Santo. A veces lo que la formación humana no puede, el Señor lo resuelve, dando gracias especiales para abrir el corazón.

Durante los meses de cuarentena tuvimos que aprender a vivir en familia, a aceptar el otro, a pensar en el hermano; a alegrarnos por nuestros logros,
pero también a llorar juntos cuando hemos recibido noticias de muertes producto del covid-19 en las familias de los jóvenes, con la complicación de no poder viajar de regreso de manera rápida. En el dolor hemos aprendido que solo tenemos a Jesús, María y los hermanos.

El hombre propone y Dios dispone (Prov 16,18)

Casi nada de lo que planificamos para el año se pudo realizar.  Por el contrario, tuvimos que mirarnos en nuestra realidad, mirar al Espíritu Santo y crear un nuevo camino. Creemos que pese a las dificultades hemos logrado el principal objetivo de la ESM, que es conocer a Jesús, caminar junto a Él como discípulos, y transformarnos en sus apóstoles que, pese a las dificultades y fragilidades, intentan vivir el Evangelio y anunciarlo en lo cotidiano.

Podemos decir que todo cambió y al mismo tiempo, nada cambió.

Por: Felipe Arancibia, Director ESM Salvador

Conoce más sobre la Escuela de Misión de la Comunidad del Emmanuel

Leer también

Camino Cura de Ars 2021

Próximamente daremos inicio al ciclo “Cura de Ars”, o camino de reflexión vocacional   para la vida sacerdotal en el seno de la Comunidad del Emmanuel   El camino del Cura de Ars, se trata de un ciclo de encuentros realizados