El desafío de la vida consagrada masculina

Joseph Challier comienza su camino hacia el celibato por el Reino en la Comunidad del Emmanuel. El domingo 26 de marzo de 2017 inició su etapa de formación para este estado de vida. Fue la ocasión para saber un poco más de esta vocación poco conocida.

Joseph, ¿Que te llevó a  buscar la vida consagrada?

A los 19 años, El Señor me llamó a darlo todo y pensé en ser sacerdote. Pero pronto ví que no era ese mi camino.  Hablando un día con un hermano consagrado durante una peregrinación que hice, comprendí que deseaba vivir su mismo llamado.  La vida del fundador de la Comunidad del Emmanuel, Pierre Goursat, me inspiró también. Después, la atracción por esta vocación se confirmó al vivir un fin de semana con los hermanos consagrados.

¿Cuánto tiempo dura este camino hacia la vida consagrada?

La etapa de acogida dura un año. Este primer pasaje hace público el deseo de observar y de discernir un llamado a la vida consagrada.  Después la formación se extiende por cuatro años más, bajo la forma de módulos puntuales.  La mayor parte de esta formación tiene lugar los fines de semana, de manera que no interrumpa la vida cotidiana del aspirante. Durante este proceso, el futuro hermano puede hacer un primer compromiso temporal de tres años que prepara el compromiso definitivo. Esto parece largo, pero comparo este camino con el de una pareja: primero se encuentra en muchas ooportunidades, luego entra en etapa de noviazgo, se casa, tiene un hijo, luego dos…  Toda pareja se prepara para dar frutos y esa preparación toma su tiempo; además, el matrimonio no es que el comienzo de la historia. Pasa lo mismo con el camino a la vida consagrada.

Para comprender esta vocación de la cual se habla poco, ¿Qué diferencia haces entre un monje y un laico consagrado en el mundo?

El monje se retira del mundo, pero lo lleva en su oración, aún si él puede tener una vida apostólica en el mundo.  A la diferencia de los religiosos, el laico consagrado está en el mundo: tiene un trabajo, amigos, familia, y no se separa de ellos. Responde al llamado de todo laico bautizado: la santidad. El hermano consagrado no pronuncia votos, sino que toma un compromiso en el celibato. En fin, en el Emmanuel, el laico consagrado vive la comunión con los otros estados de vida (sacerdotes, hermanas consagradas o parejas) a través de servicios y de misiones vividas en común.

¿Cuál es el sentido de esta vocación para la Iglesia?

Dios, para guiar su rebaño, tiene lugar de pastores, que son los sacerdotes. Tiene también necesidad de perros pastores, que están en medio de las ovejas, con el rebaño. Ellos pueden a veces alejarse para ir a buscar a alguna oveja perdida: esos son los hermanos y hermanas consagradas.

¿Tienes un mensaje particular para darnos en esta ocasión especial?

Mantengámonos unidos por la oración; no tengamos miedo del mundo y conduzcámoslo a Jesús. ¡Gloria a Dios!

Articles récents

Rumbo a la JMJ Panamá 2019

Queridos jóvenes: está cada vez más cerca la JMJ Panamá 2019 y la Comunidad del Emmanuel tiene mucho que contarles ...

Actividades de Fin de Año – Comunidad del Emmanuel en Nicaragua

Consagración a la Sma. Virgen María El sábado 09 de diciembre nos reunimos para compartir el tercer tema del año Mariano: ...

Herman Gletter fue ordenado obispo en Austria. “¡No huyamos a un mundo espiritual aparte!”.

Más de 7000 personas estuvieron en la ordenación episcopal de Hermann Gletter en Innsbruck en Austria, el 2 de diciembre ...

Nuevos estatutos de la Comunidad del Emmanuel

En la ciudad de Roma, el martes 21 de noviembre de 2017, el cardenal Kevin Farrel, prefecto del nuevo Dicasterio ...

Retiro de la Fraternidad de Jesús en Paray-le-Monial: testimonios

En octubre de 2017 tuvo lugar en Paray le-Monial, Francia, el retiro anual de la Fraternidad de Jesús, organismo que ...

Un sueño convertido en música

Por: Dimelza Silva La Comunidad del Emmanuel en América Latina se complace en presentar su primer CD musical “Que mi ...

FAIRE UN DON DONNER