Sacerdotes del Emmanuel

Desde el inicio, algunos jóvenes recibieron en su seno el llamado al sacerdocio.

Pierre Goursat percibía entonces el reto para la Iglesia de tener sacerdotes compartiendo con sus hermanos y hermanas laicos una vida de oración, un mismo deseo de santidad y el mismo fuego para anunciar el Evangelio. Como lo reconoce la Congregación del Clero en Roma:

Desde el inicio, Pierre Goursat, fundador de la Comunidad del Emmanuel, tenía el deseo de dar sacerdotes a la Iglesia, que, estando sostenidos por una vida comunitaria con todos los estados de vida, vivieran su sacerdocio al servicio de las iglesias particulares y de la misión de la Iglesia universal. La profunda comunión entre sacerdocio común y sacerdocio ministerial, vivido en la comunión de los estados de vida, se encuentra en el corazón del carisma de la Comunidad del Emmanuel. Esta cuenta en su seno, sacerdotes y diáconos cuyo ministerio y vida están estrechamente unidos a su llamada a la Comunidad. [1].

Hoy, los sacerdotes del Emmanuel, miembros de la Asociación Clerical de la Comunidad del Emmanuel  son incardinados en las diócesis o en la Asociación para la misión universal de la Iglesia, son llamados a vivir plenamente el compromiso comunitario.

Esta comunión de carismas vivida entre sacerdotes y laicos aparece, así como una ilustración de las enseñanzas del concilio vaticano II.

La Comunidad cuenta actualmente con 270 sacerdotes, más de 90 seminaristas, y unos treinta  jóvenes en año de discernimiento (año San José). La vida y la formación comunitaria son parte integral del camino y del discernimiento de los seminaristas.

Una mayoría de sacerdotes del Emmanuel ejercen su ministerio en parroquias (85 misiones parroquiales son actualmente confiadas a un sacerdote miembro de la Comunidad). Los otros ejercen ministerios variados: con los jóvenes (vicarías, residencias de estudiantes, escuelas de evangelización…) capellanes en hospitales o participan a la formación de futuros sacerdotes.

Algunos son enviados en misiones en otros pises o continentes. En todos estos lugares, forman una fraternidad de vida y misión: residencia común, compartir diario la oración y las actividades pastorales. Participan también a la vida fraterna y misionera de las comunidades de Emmanuel locales.

En América latina, los sacerdotes del Emmanuel están en Brasil (Salvador de Bahía), Perú (Lima) y Nicaragua (Granada).   Ellos están disponibles para prestar su servicio en los países latinoamericanos donde la Comunidad del Emanuel esta presente.

Para mayor información, escribir al Pbro.  Xavier Bizard  

[1] Decreto de la Congregación del Clero de erección de la Asociación Clerical de la Comunidad del Emmanuel.

Lo que Dios promete a los sacerdotes