Vida consagrada femenina

“Sólo Dios basta”: vivir como hermana consagrada en la Comunidad del Emmanuel

En el Seno de la Comunidad del Emmanuel ciertas mujeres reciben un llamado particular: consagrarse a Dios en un celibato por el Reino. Ellas viven un amor apasionado al tomar la vida radical de Cristo: pobreza, castidad y obediencia. Con la Virgen María ellas mantienen un corazón disponible para la misión con los otros hermanos, sacerdotes, familias y célibes de la Comunidad. Viven su vocación en el corazón del mundo y de la sociedad donde ellas ejercen su profesión.

Escogen adoptar una forma de vida simple en medio del mundo, la cual se simboliza en su vestido diario: falda azul y blusa blanca.

Su vocación: dar testimonio del amor de Dios que llena sus corazones

Para  ir más lejos

Antes de comprometerse definitivamente en el Celibato por el Reino en el seno de la Comunidad del Emmanuel es necesario cumplir varias etapas: el camino inicia por una etapa de acogida (un año) seguida de una etapa de formación que dura cuatro años. En el curso de ella, dos años son dedicados, tiempo completo, a la formación humana, espiritual, intelectual y pastoral. Otros dos años permiten vivir al mismo tiempo la vida profesional y la vida residencial en fraternidad.

Al final de la etapa de formación se emite el primero compromiso, con una duración de tres años renovables. Después se hace el compromiso definitivo.

¿Cómo saber si Dios me llama?

El Camino de Santa Teresa, animado por laicas consagradas de la Comunidad del Emmanuel propone seis (6) tardes  y tres fines de semana para profundizar y acoger el llamado de Dios.

Si quieres tener más información puedes contactarte con:

Montse Huix

91, boulevard Auguste Blanqui

75013 Paris, Francia

Telefonos fijos:  +33 1 58107432/75

Celular:  +33 7 84127714

Email: mhuix@emmanuelco.org