Los secretos de un matrimonio duradero

¿Cuáles son los secretos de longevidad de las parejas que a pesar de los años, se aman?

Cuando vemos a un hombre y a una mujer que tienen 30 o 50 años de vida común y se muestran todavía amorosos, seguramente pensamos: “¡Que suerte!”. Y sin embargo, sólo esa pareja sabe por todo lo que ha atravesado. El conferencista estadounidense Gary Chapman nos los recuerda: “todas las parejas afrontan dificultades”.

En su libro “Siempre casados, siempre amorosos” (ediciones Farel) escrito jungo con Harold Myra, Chapman -reconocido consejero matrimonial-  evoca esta “segunda mitad de la vida conyugal, que puede ser la mejor”. Se refiere a quien llega a los 55 o 65 años, cuando los hijos han crecido y  se encuentra solo con su pareja.

Este período conlleva sus propios desafíos: haber podido mantener un empleo, jubilarse, continuar apoyando sus hijos en sus pruebas, afrontar la muerte de familiares y amigos, habituarse a la menopausia y la andropausia…

No obstante, el matrimonio puede ser puesto a prueba desde el comienzo de la vida en pareja.  Chapman nos cuenta su testimonio:  “Karolyn, mi esposa, y yo mismo, estamos casados y felices de serlo desde hace 50 años. Hemos caminado juntos en el buen tiempo y bajo la lluvia, en la oscuridad y en la viva claridad. Hemos sido francos al abordar nuestras dificultades al comienzo de nuestro matrimonio. Fue en esos períodos de sombras que llegué a decirme: ‘Me casé con la persona equivocada. ¡Esto no funcionará jamás!, somos demasiado diferentes’.   Estaba en ese momento en la facultad de teología para convertirme en pastor y cuando el examen final se aproximaba, me di cuenta que nunca podría predicar a la gente un mensaje de esperanza  si me sentía tan mal en mi vida familiar”.

Servicio y espíritu de aventura

Gary hizo un llamado desesperado a Dios y en respuesta, vino a su mente la imagen de Jesús lavando los pies a sus discípulos. Se dio cuenta que a la mirada de su esposa, él no había adoptado la actitud de Cristo servidor. Entonces pidió a Dios poder cambiar  y realizó tres preguntas a su esposa: “¿Qué puedo hacer por ayudarte?. ¿Cómo puedo hacer tu vida más fácil?.  ¿Cómo puedo ser un mejor esposo para tí ?.  Karolyn respondió y descubrió que el lenguaje de amor prioritario de su esposa era el servicio.  Algunos meses más tarde ella hizo las mismas preguntas. Su vida conyugal cambió radicalmente.

Gary Chapman propuso además otras pistas para no dejar que su vida de pareja cayera en la mediocridad. En primer lugar, mantener un espíritu de aventura. No significa eso que iban a dar la vuelta al mundo en barco. Este  espíritu se puede tener con acciones simples: encontrar un compromiso común en una parroquia o en una actividad social, inscribirse juntos en un curso de algo, hacer un paseo al bosque, visitar el pueblo natal de cada uno, etc.

Aceptar las diferencias

Algo clave es aceptar las diferencias de personalidad: discreto o hablador, emprendedor o reservado, ordenado o bohemio, planificador o desordenado, y aún más: madrugador o no.

Gary, quien acostumbra levantarse temprano,  cuenta que un día su esposa también lo hizo, contrario a su costumbre y empezaron a preparar el desayuno.  “En principio, me pegué en la cabeza contra la puerta de un armario de la cocina que ella había dejado abierto. Enseguida me di en el codo con el horno microondas que ella igualmente había dejado abierto. Después, dando la vuelta para coger un cuchillo y cortar una fruta, yo le pegué sin querer.  Me excusé  y dije: “sabes, amor, soy muy feliz de que no seas una persona madrugadora”.

Asimismo, es muy importante pedir perdón y perdonar, así como agradecer y bendecir al otro; esto ayuda mucho a fortalecer la relación. Decir gracias su conyugue por todo lo que él hace, evitar la crítica permanente y procurar ver todo lo bueno en esta vida, proporciona sabor a la vida en pareja.

Elise Tablé

Este artículo fue publicado inicialmente en la revista Zélie  y en la revista Famille  Chretienne.  Traducción libre hecha por el editor.


La Comunidad del Emmanuel tiene un programa de apoyo a las parejas y matrimonios:  Amor & Verdad.   Contacta al responsable del programa en tu país.