Los hogares del Emmanuel, una aventura humana y espiritual para estudiantes

En Francia y Bélgica es muy común que los estudiantes universitarios salgan de su hogar paterno y vivan en casas comunitarias, en torno a proyectos comunes.  La Comunidad del Emmanuel también ha creado las suyas,  llamadas “Hogares del Emmanuel”, pensando en aquellos que desean vivir una aventura humana y espiritual para crecer con Cristo.  Alexis Suzon Philippin,  responsable de uno de esos hogares, nos da más información.

Entre las numerosas propuestas de alojamiento para jóvenes, ¿Cuál es el proyecto específico de los Hogares del Emmanuel?.

Queremos proponer a cada joven que tiene el deseo de mantener su espiritualidad y de llevar una aventura humana, junto con su vida estudiantil, claro está, porque el primer deber de cada joven en los hogares es de llevar un buen rendimiento académico.

Nos damos cuenta que estadísticamente el paso del colegio a la universidad provoca en muchos jóvenes un abandono de la fe, motivado por el cambio de vida, el alejamiento de la familia, la llegada de nuevos amigos. Y es que la propuesta de fe en la educación superior no es la misma que en la secundaria.  En algunos lugares hay capillas, capellanes y algún servicio religioso, pero la labor no es muy profunda. La idea con los Hogares es hacer la propuesta a los estudiantes de continuar con su vida espiritual y tener una vida fraterna  y humana que sea rica  y fundamentada.

¿A quién se dirige esta propuesta?

A los jóvenes que se encuentran en búsqueda de profundizar su camino de santidad y que desean hacer una experiencia de vida comunitaria, de vida fraterna, en grupos pequeños, teniendo un tiempo de oración más o menos regular, más o menos intenso. Se dirige verdaderamente a aquellos que tienen el deseo espiritual y el deseo de vida comunitaria. Pero también se admite a jóvenes que traigan preguntas o que tengan ganas de vivir la aventura que proponemos. Ellos se comprometen a estar presentes en ciertas actividades realizadas en el hogar, aunque no están obligados a ir a la misa diaria.

La Comunidad del Emmanuel tiene, actualmente, seis hogares, cerca a reconocidas universidades:

  • La Roche sur Yon (Francia)
  • Nantes (Francia)
  • Rennes (Francia)
  • Lovaina la Nueva (Bélgica)
  • Saint Etienne (Francia)
  • Angers (Francia)

 ¿Qué proponen los hogares en concreto  para la vida cotidiana?

En todos los hogares se realiza un tiempo de oración diaria  y una actividad nocturna semanal o cada dos semanas, constituida generalmente por una enseñanza o un tiempo de compartir, o de intercambio de ideas.

Con frecuencia los jóvenes que llegan acaban de salir del bachillerato y nos dicen: “fui educado en la fe cristiana, pero estoy pasando un momento difícil”, lo cual corresponde a la edad que llamamos de “adolescencia espiritual”. Nos gusta decir que los jóvenes realizan, con nuestra ayuda y acompañamiento, el paso de la fe adolescente a la fe adulta. Para algunos esta experiencia es una continuidad con lo que ellos vivían, para otros es una profundización, y para unos más es el comienzo de un nuevo camino.

Una joven me decía: “cuando, en la primera reunión de oración, al comienzo del año, veo a uno más ferviente y a otro orar con una gran profundidad interior, me impacta mucho y me digo:  Si, pero yo también creo.  Y me anima mucho”.

Algo que es muy importante y bello, es ver cómo  los unos edifican a los otros a lo largo del todo el año, a través de las diferentes actividades propuestas,  verlos  ir juntos en grupo a orar a la capilla,  y finalmente, poder encontrar a nuestros estudiantes en  segundo o tercer año y ver cómo han madurado y avanzado en su fe.

Vea más sobre los Hogares del Emmanuel aquí